¿Literalidad de la Biblia, o intento de ajustarla a ideas modernistas?

miércoles, 19 de agosto de 2009
Posted by P.F.


Recientemente he estado leyendo y encontrando varios blogs relacionados en su mayoría a la discusión de temas principalmente de ciencia y de religión. Uno de los que más captó mi atención se refería a la literalidad de la Biblia, especialmente en la semana de la creación. Como todos sabemos, este es un tema que ha ido calando hondo en las mentes de muchos estudiosos del tema desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, me sorprende que aún algunos quieran defender la posición de que el comienzo, el Génesis debe interpretarse de manera no-literal, a diferencia de lo que ha sido históricamente.

Ciertamente abundan muchas teorías referentes al comienzo, y siendo que una de las mas aceptadas es la del Big Bang, es común y normal que algunos intenten reconciliar la historia bíblica con el modelo representativo ideado por Hawking y Penrose, ya que si estudiamos algunas de las ecuaciones utilizadas para dicho modelo matemático hallaremos cierta concordancia, pero a la vez, varios huecos vacíos que por lo general son ignorados al momento de defender la teoría o presentarlos en algún libro de universidad, etc…

No le estoy quitando con esto mérito a los grandes hombres que se sentaron a analizar sus datos, sino más bien, a la facilidad con la que algunos toman estos hallazgos, como si se tratara de la palabra final o algo por el estilo. Es curioso, ya que si se intenta tomar de manera no-literal el relato del Génesis no queda más alternativa que entrar en el campo de la suposición, y en lugar de ciencia lo que tenemos es fantasía. Para el conocedor verdadero de Las Escrituras estos paradigmas no representarán algún problema ya que ciertamente es por demás sabido las secciones que hacen referencia a períodos proféticos, ya sean profecías de tiempo, mesiánicas o simplemente amonestaciones al pueblo. Es algo muy común, aún entre los cristianos el estar en continuo desacuerdo, ya que algunos intentan tomar este o aquel pasaje de las Escrituras y acomodarlo a su beneficio o a lo que más le convenga a la filosofía religiosa que defiende.

Sin embargo, al entrar a comentar sobre el libro de Génesis es algo totalmente distinto. La gran mayoría de los científicos creacionistas que apoyamos la literalidad del relato lo hacemos por razones más que obvias, y es que no cabría la menor duda de que es así. Claro, hay algunos que intentan congraciar lo de la numerología bíblica, y sacan de contexto algunos pasajes como por ejemplo el de la relatividad de tiempo de Dios (la igualdad de un día y un año), la cual cuando es aplicada correctamente en las profecías de Daniel, Apocalipsis o Isaías, encaja a la perfección, cuadrando todas las fechas siendo además confirmadas por la historia.

Aunque me gustaría explicar mas a fondo lo referente a profecías, me concentraré en aclarar lo de la literalidad del relato de la creación, y si gustan en una próxima ocasión podemos hablar detalladamente y con más calma sobre los fascinantes temas proféticos. Demás está decir que para aquellos que aún estén perplejos, especialmente algunos cristianos que defienden la teoría de los siete mil años que duró el período de la creación, deberían dar una segunda mirada a sus creencias. Es básico y fundamental ya que se entra en ocasiones en contradicciones como por ejemplo que le sucedió a los procesos de respiración celular, como se llevaron a cabo los procesos fotosintéticos en ausencia de sol durante esos mil años, dónde quedaron los animales acuáticos y como se regenera el rompimiento de la cadena evolutiva ante la ausencia de los organismos que la sustentaban, etc, etc…

Claro que habrá algunos de ustedes que no están obviamente de acuerdo con estas teorías, yo tampoco las apoyo. Sin embargo, me parece que lo que mas impera es un desconocimiento poblacional en general sobre los temas fundamentales de la ciencia. Quizás algunos de ustedes hayan escuchado hablar del gran descubrimiento de Eddwin Hubble sobre el “red shift”y el “blue shift” que eventualmente desembocó en la teoría de la gran explosión. Sin embargo, algo que es pasado por alto muy a menudo en las aulas de clases y en los pasillos de física en general, y de eso soy testigo, es que son pocos los que saben que el mismo Hubble sabía acerca de las limitaciones y contradicciones que mostraba su teoría, las cuales en cierto modo fueron advertidas por el mismo Einstein y algunos más.

Advirtiendo lo catastrófico que sería el hacer público estos datos, se decidió alrededor de estos años de descubrimiento, que serían publicados solo aquellos que defendían o le daban un espaldarazo a la teoría. Aunque ciertamente pilares como Gamow y el mismo Lemaitre contribuyeron a la formulación de las ecuaciones, algo que olvidaron fue los sucesos que ocurrían en regiones de densidad y en las cuales era más el predominio cuántico que lo que en realidad la física teórica de entonces podía explicar. Aún en nuestros días es vasto el desconocimiento sobre los postulados básicos relativistas, los cuales en su mayoría, al igual que los de la mecánica cuántica le dejan un asterisco al lado de las ecuaciones expansionistas.

Tal vez sea algo nuevo para muchos y para otros tal vez desconocido, pero la historia ha sido larga y ciertamente nos queda mucho por comentar y aclarar sobre estos interesantísimos temas. Como decíamos ayer, no hay nada mejor que hacer uno su propio “research” , especialmente si se trata de temas de vital importancia como estos. Aunque solo les di una pequeña introducción, espero poder compartir más a fondo cada uno de estos puntos, ya que si habláramos a fondo de cada uno de ellos, comenzando desde las profecías y llegando hasta la mecánica relativista, no bastarían todos los blogs del mundo.

¡Hasta entonces!

2 comentarios:

Pikeru dijo...

Buen articulo. Justo estoy escribiendo algo sobre la literalidad de la biblia y las verdadera faceta del discurso. Ojala lo termine para cuando veas el comment.

Anónimo dijo...

Te tratas de científico y con todo respeto, por tus comentarios no apruebas para maestro primario. Si crees que la astrofísica es una fantasía, me permito aconsejarte que primero estudies y luego opines. No hay nada peor que la ignorancia institucionalizada.