"Dios se retirará si así lo pedimos"..., la triste opción que algunos eligen.

martes, 27 de enero de 2009
Posted by P.F.

Esta es una amigable carta que recibí en estos días de parte de un amigo, el cuál gentil y cortésmente me hizo algunas declaraciones respecto a la noticia sobre el rechazo a Dios y sus implicaciones, etc…, la cual ha sido bien acogida por lectores de éste blog, y de paso les invito a leerla si aún no la han leído.

Aunque ciertamente ya hemos hablado de esto en muchas ocasiones anteriormente en este blog, pensé que sería bueno colocar mi respuesta ante tan distinguido visitante, ya que para eso estamos, compartir e intercambiar ideas y pensamientos, hacer amigos y permanecer fieles y firmes en la verdad y si aún no ha sido hallada, buscarla intensamente.

Pido mis disculpas si algunos se sienten aludidos por el mensaje o por las palabras contenidas en el mismo. El propósito no es ese. El propósito es simplemente comentar sobre un interesante reportaje que encontré, el cual no está muy alejado de la realidad podríamos decir, si no que más bien, puede ser digerido según el nivel de comprensión y de asimilación, así como de opinión de cada lector. Aquí está:

¡Hola amigo, gracias por tu comentario!

(Nuestro amigo comentaba):

Resulta increible como la fe en muchisimas ocasiones se confunde con la estupidez y el hecho de creer ciegamente en algo que jamas han visto, infunde en la que persona que las pronuncia la certeza de creerlas ciertas.”

…y más adelante añade curiosamente:

“Jamas tuvo nadie la verdad absoluta, todos vivimos el sueño de la humanidad y cada uno percibe su verdad en consonancia con muchos y determinados factores. Y puede ser que nadie tenga la razón, como también es posible que todos la tengamos.

En mi opinión, no deberias de ser tan ligero juzgando a los demas, juzgate primero a ti mismo, que los prejuicios con los que miras a los demás, en realidad son los tuyos, puesto que no tienes ni idea de lo que en realidad sienten los que te rodean, lo que haces es suponer y solo suponen los que viven en el miedo y les preocupa la aceptación del resto porque no se sienten seguros de si mismo.

…y finaliza diciendo:

“…Y por ultimo decir que no me lo tomo como algo personal, jamás lo hago, insisto, el problema por ser como eres es tuyo y no mío, así como el hecho de emitir juicios rápidos o dar por sentado que con tu descripción o tu ley de creencias, te puedas saber mejor que los demás. ¿De verdad crees que en el caso de existir un Dios amaría a una persona así?

Un amigo. (finaliza)

a lo que gentil y cortésmente le contesté:

Fíjate amigo, a mi me resultan interesantes e increíbles tus palabras, ya que por ellas mismas estas juzgando tu misma causa y ciertamente crees en cosas invisibles al igual que yo, igual de cuestionables y hasta en cierto sentido absurdas, en eso no hay diferencia y por ende, redundancia en lo que a ese asunto respecta de tu parte.

Por tu comentario puedo notar que has sido grandemente influenciado por el pensamiento modernista o de “nueva era”, incluso entremezclando la relatividad de la razón o por ejemplo la verdad poseída por cada ser, la cual puede ser influenciada por el conjunto de características en las cuales se haya desarrollado el individuo, o en las cuáles haya sido enseñado.

Primero que nada, no estoy juzgando a nadie. Fíjate que hice precisamente la salvedad al principio de la noticia, claramente previniendo el típico comentario que has hecho a la misma, dando a entender casi que yo mismo fuera el que hubiera hecho el reportaje. No lo tomes a mal, yo tampoco tomo las cosas como algo personal, aunque esta es una actitud muy común entre algunos “bloggers” de hoy en día.

En segundo lugar, el artículo no juzga a nadie, y por ende, yo tampoco. Incluso, te equivocas enormemente al mencionar que los prejuicios que veo en los demás son los míos. Nada más alejado de la realidad que dicha declaración. ¿Por qué y en qué sentido?, seguramente te estarás preguntando. Pues muy simple, mi querido amigo, ese miedo del que hablas es el miedo que precisamente demuestran algunas “personas” al sentirse que están siendo controlados , o que la realidad que experimentan, no es del todo científica, sino que ha sido influenciada por fuerzas “malignas” de su entorno. Es el mismo miedo que la reportera de la noticia documenta muy sabiamente. El miedo de que estén (o estés) haciendo algo malo y saber que hay un Ser superior que lo pesa todo. El miedo de intentar defender lo indefendible, haciendo desesperados intentos de atacar a aquellos que les dicen la verdad como es, sin miedos ni tapujos. El miedo de pensar en el simple hecho de “…y si he estado neciamente equivocado todo este tiempo…” , y enfrentar tu cruda, verdadera, constante y sonante realidad…

Tal y como lo dijo en una ocasión el ilustre José Martí: “No es lo mismo ser un libre pensador, que ser un pensador libre…” Apreciado amigo, no confundas la “gimnasia con la magnesia”, como decían antes. Haz tu propio sistema de búsqueda y de aprendizaje de la verdad y de la realidad verdadera, no la relativa ni la aparente ilusión que equivocadamente algunos piensan que poseen los individuos, ni tampoco lo que otros te obligan a creer dogmáticamente. En todo caso, la mala domesticación la sufren individuos semejantes a ti, apreciado amigo. Los cuáles al quedar sin argumentos y faltos de palabras ante la cruda realidad, no tienen más alternativa que hacer desesperados esfuerzos por mantenerse en una débil y menuda cuerda floja, de la cual se aferran con esfuerzos sobrehumanos, para simplemente caer después de todo, y darse cuenta del desastroso error en el que estaban sumidos.

Una cosa es opinar sanamente y otra es atacar insistentemente la opinión contraria. Volvemos a lo mismo. Lee el principio del reportaje nuevamente. No estoy en total acuerdo con algunos de los puntos mencionados el mismo, pero si crees que el reportaje te cae como anillo al dedo, pues ni modo, adelante…

Algo que encontré interesante es el último parrafito, en el cual haces mención de lo personal y lo impersonal, luego de haber intentado infructuosamente de lanzarme dardos con los parrafitos anteriores. Hay una pequena, (por no decir garrafal) contradicción de tu parte ¿no crees?... Además, que yo sepa, no se estaba llevando a cabo algún juicio sobre nadie aunque de nuevo, si te cae el traje pues adelante... En la escuela lo llamaban “comprensión de lectura”, y aún no ha cambiado de nombre hasta donde tengo entendido. Por tanto, volvemos a lo mismo, simplemente el artículo esboza la cruda realidad que algunas personas intentan negar o evitar, la cual sin darse cuenta ha sido provocada por ellos mismos, y ahora al verse desamparados y en una total desesperación, tampoco tienen a quién echarle la culpa, ya que si Dios no existe, pues entonces ¿quién es el culpable? ¿Crees que podrán ser las mismas personas que han intentado vez tras vez infructuosamente de sacarlo de cada rincón que pueda ser habitado?

Aunque ciertamente lo hemos mencionado en muchas ocasiones en este blog, Dios no es un ser que puede ser manipulado ni podemos pensar que hagamos lo que hagamos El nos ayudará y bendecirá,( para que lo guardes de referencia, esta posición la comparten algunos evangélicos y es conocida como la “gracia barata”. Es un poco mas entrando en teología, pero si gustas, lo podemos discutir igualmente en una próxima ocasión).Tampoco es como un policía que está esperando que hagas algo malo para ir y reprenderte.

Es simplemente la última palabra que escribiste en tu comentario.

Es un amigo. Es mi amigo. Es tu amigo. Ahora, como todos los amigos que tenemos y que sé que seguramente tienes, y muchos, Dios tiene sus requerimientos especiales o pautas, o en caso de tratarse de una relación más estrecha, normas, las cuales debemos seguir y obedecer.

Sin embargo, si tú siempre rechazas a tu amigo, le cuelgas el teléfono y lo borras de tu lista de contactos evitando la más mínima comunicación que pueda haber entre ambos, ¿no crees que se sentirá triste, y al igual que hace un niño cuando no lo eligen en un juego de basketall, o es rechazado por sus amiguitos de juego, se retirará sin mediar palabra, ya que esa ha sido tu elección…? O como decía la reportera, “como buen caballero que es Dios”, y añado, “para buen entendedor con pocas palabras bastan…”, ¿se retirará triste de tu vida, al ver que tras innumerables ruegos, oportunidades y llamados lo has rechazado vez tras vez…?

No es cuestión de creerse mejor o peor que los demás. Ante los ojos de Dios todos somos iguales. Lo mismo es una mentirita que una vida entera de negaciones a su existencia, y sin embargo siempre estará allí para perdonar tanto la uno como la otro, y seguir siendo tu amigo, como si nada hubiera pasado. Tal vez te suene un poco raro o increíble, pero así es el amor de Dios. ¡Arrepiéntete querido amigo!, y no rechaces nuevamente su dulce y tierna voz, que desde hace años te lleva llamando, y lo sabes…

Intenta escribir la próxima vez sobre las cosas que te rodean, las cuales obviamente no son obra de la casualidad ni tampoco del azar. Eso es falso. Es verdaderamente lamentable como en ocasiones el insectito de la negación nos puede llevar por el camino equivocado. No así el de la búsqueda de la verdad. No confundas lo tangible con lo inteligible…

Es tan clara la evidencia de Su existencia, tan claro el sonar de Su voz, tan palpable su dirección en cada aspecto de la vida, que es imposible negarle, ni aún los ciegos niegan de su inmensurable amor y cuidado.

Me gustaría saber luego de tu experiencia con El, y más aún, el día que me escribas para darme la feliz noticia de que, aunque te costó mucho trabajo o tal vez ninguno, finalmente caíste rendido a los pies del Mejor Amigo con el que podamos contar.


En Job 22:21 nos dice: "Vuelve ahora en amistad con él (con Dios), y tendrás paz; Y por ello te vendrá bien."


Espero ese día y oro incansablemente por ti.

Tu amigo, P.F.


“Por lo cual, este es el pacto que haré con mi pueblo
Después de aquellos días, dice el Señor:
Pondré mis leyes en la mente de ellos,
Y sobre su corazón las escribiré;
Y seré a ellos por Dios,
Y ellos me serán a mí por pueblo;


Y ninguno enseñará a su prójimo,
Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor;
Porque todos me conocerán,
Desde el menor hasta el mayor de ellos.”

(Hebreos 8:10,11)

Copyright © 2008 -

2 comentarios:

Daniel ( el amigo ) dijo...

Aunque no puedo estar de acuerdo contigo en todo. Desde luego debo reconocer que en ciertos aspectos nuestras creencias se asemejan mucho o por decirlo así, tienen muchos puntos de encuentro, aunque al contrario de ti, yo no creo en un dios, aunque si en una fuerza invisible, de la cual, todos formamos parte.

Si en algún momento te has sentido juzgado por alguno de mis comentarios, ruego que me disculpes, pues desde luego no era mi intención, solo una reflexión, y por lo que has escrito yo también debí estar equivocado al creer que juzgabas a los que a diferencia de ti, no creemos en Dios.

Mi domesticación, como bien dices fué mala, pero no por ello culpo a mis padres, ellos me enseñaron lo mejor que supieron o conforme a la experiencia que habían acumulado en sus vidas, por suerte despues de muchos años, desde que tuve conciencia de ello, empecé a buscar mi camino y romper con esa "Ley de creencias" para forjarme como persona, y no me refiero a lo que los otros quieren ver, si no, a lo que realmente soy. Como muchos otros abré caido mil veces, pero me e vuelto a levantar, siempre tratando a los demás con respeto y siendo sincero, con todos y especialmente conmigo mismo.

Por supuesto, insisto, en que al escribir mi repuesta el otro día, no pretendía ni juzgar tus creencias, ni intentar imponer las mias, como bien dices cada cual a de seguir su camino y buscar su verdad.

Por ultimo decir que a sido un placer intercambiar opiniones y conocer otros puntos de vista.

Un cordial Saludo.

P.F. dijo...

¡Saludos Daniel!

Es un placer y privilegio que estés visitando nuevamente el blog. Al igual que tu, todos estos temas e inquietudes son fascinantes y a la verdad me emociono y disfruto mucho invirtiendo mi tiempo “filosofando” sobre estas cosas y a la vez intercambiando ideas con lectores y pensadores asiduos como tú.

De igual forma te pido disculpas si fui muy cortante con mi último “post”. Es que a la verdad me gusta dedicarme al compartir el intercambio de pensamientos, y me encanta publicar mis ideas de manera que se pueda llevar a cabo el proceso de aprendizaje o intercambio por parte de ambos, el emisor y el receptor, y escuchar todo tipo de opiniones.

Al mencionar a los padres, creo que tienes razón en lo que mencionas respecto que ellos se esfuerzan incansablemente por darnos todo lo que está a su alcance. Además, si hay seres que se preocupan por nosotros y que aunque todos se hayan ido o a veces nosotros mismos nos alejemos de ellos, ellos siempre estarán allí, son los padres, algo parecido a mi creencia de Dios…

Finalmente te quería agradecer por tus comentarios y de paso, dejarte saber que siempre serás bienvenido y tu opinión se valorará en éste blog.

¡Saludos y muchas bendiciones!

Cordialmente, P.F.